domingo, 31 de agosto de 2014

La Pared de Roberto

Lo prometido es deuda, aquí traigo la entrada sobre La Pared de Roberto. He buscado por diversos sitios web y en archivos en papel, y en mi opinión la más extensa y con más contenido es el texto de María Victoria Hernández. 

A continuación la leyenda, yo no la conocía muy bien y gracias a esta entrada aprendí sobre esto.


La pared de Roberto
Texto de María Victoria Hernández

Arriba, en lo más alto de la isla, a 2.426 metros de altura, hoy se alza los más modernos observatorios de la astrofísica mundial junto a espirales, meandros, inscripciones en piedra relacionadas con misterios del sol, la luna y las estrellas enmarcados dentro de los ritos de los antiguos prehispánicos.

La tradición continúa y hoy otros hombres siguen rastreando el cielo. Para los palmeros el Roque de los Muchachos siempre ha sido un lugar mágico, en el que, desde hace siglos, diferentes culturas encontraron la ubicación idónea para comprender los misterios del universo.

En tiempos prehispánicos, en la cumbre del Roque de los Muchachos existía una construcción de piedras superpuestas, Tagoror en lengua aborigen, alrededor de la cual se reunían los habitantes de la isla para discutir sobre política y justicia, al tiempo que observaban las estrellas, ya que contaban los días por la luna, a la que veneraban igual que al sol.

El misterio ronda también la llamada Fuente Nueva, situada justo bajo el observatorio Isaac Newton, a 2.300 metros de altitud, de la que el agua mana y deja de brotar coincidiendo con el flujo y reflujo de las mareas, circunstancia que las gentes del lugar atribuyeron a los designios de sus dioses.

Al atardecer, los rayos del sol actúan sobre el tono verdoso de esta pared volcánica y producen reflejos amarillos en los rostros de los caminantes que se paran junto a ella, lo que ha contribuido a que los palmeros sigan atribuyendo al diablo actuaciones malignas en el lugar.

Pero la leyenda que adorna la historia de La Palma no acaba aquí, los viejos de la isla cuentan que un mancebo del distrito de Tagaragre tenía amores no consentidos con una doncella del distrito de Aceró, hoy parque nacional de la Caldera de Taburiente, y que una noche, cuando iban a tener un encuentro de amores, se vieron sorprendidos por la pared de Roberto, nombre con que en La Palma se conoce al diablo, que impedía su encuentro.

El joven apasionado y deseoso de amar, quiso atravesar la pared y, al no conseguirlo, gritó por dos veces "¡Va el alma por pasar!" y, tras un instante de silencio, volvió a clamar "¡Va el alma y el cuerpo por pasar!". En ese momento, de la tierra fluyeron materiales ardiendo y llamas infernales y el mancebo atravesó la pared en una incandescente bola de fuego, rodando al abismo.

La doncella que provocó la intrépida acción del joven amaneció muerta y los pastores la enterraron en el Roque de los Muchachos, donde sobre su tumba, brotaron pensamientos de la cumbre o Viola Palmensis, planta que, según la tradición y la leyenda, copió el color azul de los ojos de la joven.

La pared a la que se refiere esta leyenda puede verse hoy partida en dos mitades y, si seguimos creyendo a la voz del pueblo, el hueco que las separa, por el que discurre un camino, fue creado por el mancebo en su deseo de llegar hasta su amante.

Las leyendas siempre tienen algo de verdad, todo se transmite en tradición oral, como saben me gusta buscar el porqué de las cosas y leyenda puede tener algo de verdad.




Voy a intentar desentrañar esta leyenda.


Lo primero dice "...los viejos de la isla cuentan que un mancebo del distrito de Tagaragre (Barlovento) tenía amores no consentidos (se entiende que no consentidos por el resto del pueblo) con una doncella del distrito de Aceró, hoy parque nacional de la Caldera de Taburiente, y que una noche, cuando iban a tener un encuentro de amores, se vieron sorprendidos por la pared de Roberto, nombre con que en La Palma se conoce al diablo, que impedía su encuentro".

Se puede sacar en claro que la pared no estaba en sus encuentros anteriores, un poco antes en el texto dice lo siguiente "Las voces del pueblo palmero cuentan que en ese lugar el diablo, celoso de la felicidad del alma y el cuerpo, construyó en una sola noche una pared que incomunicara el antiguo camino que unía las localidades de Santa Cruz de La Palma y Garafía. Murrallón pétreo que se alza altanero y provocador y más parece haber sido hecho por mano de hombre que por fuerza telúrica". Y eso es lo que parece, parece que realmente fue construida por el hombre.

Aquí pueden ver como es la pared de cerca. De todas formas esto lo verán mejor en un vídeo que subiré en mi canal.




Según el texto y muchos otros que he leído de diferentes fuentes dice que el diablo celoso construyó la pared en una sola noche ¿cómo es posible? ¿Puede ser que estos dos enamorados se reunieran en otro lugar?

Pero hay otro detalle a explicar, dice así: "El joven apasionado y deseoso de amar, quiso atravesar la pared y, al no conseguirlo, gritó por dos veces "¡Va el alma por pasar!" y, tras un instante de silencio, volvió a clamar "¡Va el alma y el cuerpo por pasar!". En ese momento, de la tierra fluyeron materiales ardiendo y llamas infernales y el mancebo atravesó la pared en una incandescente bola de fuego, rodando al abismo". Esto es difícil explicarlo porque continúa con "...La pared a la que se refiere esta leyenda puede verse hoy partida en dos mitades y, si seguimos creyendo a la voz del pueblo, el hueco que las separa, por el que discurre un camino, fue creado por el mancebo en su deseo de llegar hasta su amante". ¿Tal vez un temblor de tierra que derrumbó ese trozo de pared y se llevó al joven y mató a la doncella? Me hace pensar.

Voy a seguir investigando esta leyenda. Espero que les haya gustado, a mi si, siempre es bueno hablar sobre las leyendas e historia de la isla.

Tal vez lo mejor es contagiarse de la magia de la leyenda, disfrutarla y trasmitirla a la siguiente generación para que no se pierda. Al menos yo lo haré.

Sin más desde mi blog...


Un Saludo y hasta otra entrada.

1 comentario: